¿Su bebé comienza a preocuparse después de alimentarse? ¿Siguen llorando a pesar de los esfuerzos por resolverlos? Si es así, podrías estar lidiando con gas.

El gas es totalmente natural en los bebés. Sin embargo, cuando es obvio que su hijo tiene dolor o angustia, es difícil recordarlo.

Monitorear las reacciones de su hijo a los posibles factores desencadenantes es una excelente manera de reducir y evitar lo que está causando los problemas estomacales de su bebé.

Cada niño es único: no hay una solución que lo alivie todo. Con esto en mente, he preparado una guía para ayudarlo a comprender cómo el gas puede afectar a su bebé y algunos consejos sobre cómo podría lidiar con él.

¿Es Gas?

A medida que los bebés crecen, es más fácil entender qué les molesta. Mi niño pequeño solía decir: “Mami, no me siento mucho mejor”, y señalaba el área que me dolía.
Sin embargo, para los recién nacidos y los bebés, descubrir qué está mal es más un juego de adivinanzas. Si su bebé tiene gases, hay algunos signos físicos que puede buscar. Las barrigas de los bebés son tan pequeñas que incluso el más pequeño episodio de gas puede ser obvio desde el exterior.

Hinchazón: si el gas permanece demasiado tiempo en su sistema, su bebé puede hincharse.
Barriga dura: los gases pueden hacer que la barriga de su bebé se endurezca y se hinche un poco.
Eructos y pedos: si su bebé eructa o pasa viento, podría ser una señal de que hay más gases esperando para salir.
A veces, sin embargo, no podrá saber si es gas solo con mirar a su hijo. En ese caso, es útil estar familiarizado con las causas.

Comprender cómo se forma el gas y por qué puede ayudarlo a responder mejor a un niño que sufre sus efectos.

1. Tragar Aire

La respiración es una de nuestras funciones involuntarias más críticas. Si bien es posible que no lo notemos, aspiramos aire cada vez que comemos y bebemos (1) . Los bebés, especialmente los recién nacidos, todavía están aprendiendo cómo funciona todo el proceso de comer y beber, lo que puede hacer que tomen más aire que los adultos.

Una vez que el aire ingresa a nuestros cuerpos, tiene que ser liberado de alguna manera. Si puede encontrar un método de eructo que funcione para su hijo, él o ella debería poder liberar el aire antes de que llegue a sus intestinos.

Los bebés tienen más oportunidades de tragar aire que los adultos. Si cree que esto podría ser parte del problema, es posible que desee hacerse estas preguntas:

¿Han Llorado Recientemente?

El llanto puede ser una fuente importante de gas, especialmente si el bebé llora por un período de tiempo considerable y toma mucho aire. Si su bebé ha llorado en las últimas horas, podría ser una razón por la que ahora sufre de gases.

Alimentando Demasiado Rápido

¿Tu bebé está tragando el pecho o con un biberón? Esto puede hacer que tomen más aire que un flujo más lento.

¿Usan Un Chupete?

Los chupetes pueden hacer que los bebés aspiren aire. Una vez, cuando mi bebé tuvo un terrible caso de gas, más tarde descubrí que todo se debía a un chupete roto.

2. Digestión

El gas también se puede producir internamente. El proceso de digestión humana es súper complejo. Las cosas que su estómago no puede digerir pasarán a sus intestinos y se descompondrán por bacterias (2) .

Estas bacterias crean gases mientras descomponen ciertos alimentos. Debido a que este gas se produce en los intestinos, lo más probable es que se libere como flatulencia.

El sistema digestivo de un bebé aún se está desarrollando. A medida que crecen y comienzan con alimentos sólidos, este hito puede ser un shock para el sistema, y ​​el período de adaptación podría ser gaseoso.

Si parece que su bebé está de mal humor unas horas después de las comidas, puede intentar recordar qué fue lo último que comió. Los alimentos pueden tardar varias horas en funcionar a través del cuerpo de un bebé, por lo que también debe considerar la comida anterior que tomaron.

Hay algunos alimentos que puede limitar durante el primer año de su hijo (3) . Estos alimentos pueden provocar gases, problemas estomacales o alergias para los bebés más pequeños, incluso si los alimenta como puré. Incluyen, pero no se limitan a:

Nueces: maní, almendras u otras variedades.
Mariscos: mariscos, pez espada, atún.
Lácteos: queso, helado, yogurt.
Bebidas: bebidas carbonatadas, bebidas de frutas, leche de vaca, bebidas con jarabe de maíz alto en fructosa, cafeína.

¿Cómo Puedo Prevenir El Gas En Mi Bebé?

En mi propia experiencia, los signos de gas en mi pequeño siempre fueron los mismos. Una vez que me di cuenta de un patrón entre ciertos alimentos y comportamientos que indicaban gas, pude tomar medidas preventivas más rápido.
Desafortunadamente, el gas es solo una parte de ser humano. Todo bebé sufrirá con él en algún momento, sin importar cuánto intente evitarlo. Dicho esto, hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a minimizar su aparición.

1. Los Bebés Que Amamantan

Es posible que las madres no se den cuenta de que sus acciones durante la lactancia podrían tener un impacto en los gases. Aquí hay algunos escenarios y algunas ideas que pueden ayudar.

Posición De Alimentación

Si cree que la posición que alimenta su bebé podría estar contribuyendo a los gases, puede probar un poco de nutrición biológica, también conocida como la posición “relajada” (4) .

Esta técnica simple implica recostarse en su sofá o cama en una posición semi reclinada. Su bebé se acuesta encima de usted y encuentra su propio ángulo para prenderse. Esto permite un moldeado natural de su cuerpo y puede minimizar las posiciones incómodas que pueden fomentar la inhalación excesiva de aire.

Si bien esta posición puede no ser tan agradable para dormir como otras, tiene una sensación relajante al respecto, ¡además, su bebé podría quedarse dormido sobre su pecho !

Si no se siente cómodo reclinado, al menos asegúrese de que la cabeza del bebé esté mucho más alta que la parte inferior cuando coma. Si su cabeza está al nivel del pecho con su trasero en su regazo, puede manejar un flujo rápido más fácilmente, tomando menos aire.
Jade Napier

Problemas De Bloqueo

La lactancia materna puede ser complicada hasta que la domines. En general, lleva un tiempo encontrar una posición que funcione tanto para la madre como para el bebé. Incluso entonces, enseñar al bebé a prenderse correctamente a menudo conlleva una curva de aprendizaje.

Todos estamos familiarizados con las consecuencias de amamantar incorrectamente. Cualquier madre que haya tenido dolor en el pezón después de un mal cierre sabe exactamente de lo que estoy hablando (5) .

Además del dolor en el pezón para la madre, los bebés que no forman un sello adecuado alrededor del pezón son mucho más propensos a tomar un exceso de aire, lo que lleva a una barriga con gases.

Cuando ayude a su bebé a prenderse durante sus primeros días, es una buena idea alentarlo a abrir la boca lo más posible cuando comience a alimentarse.

Hacerlo asegurará que su boca esté llena de tejido mamario, lo que debería reducir las áreas vulnerables a la intrusión de aire. Usarán su nariz para respirar y encontrar un ritmo que les funcione.

Dieta De La Madre

Cuando estaba amamantando, mi cuñado era inflexible y no debía comer alimentos picantes. El único problema era que no podía tener suficiente de ellos. Ella razonó que lo que sea que yo coma, mi bebé también lo hará, y los jalapeños podrían ser demasiado para una barriga de un mes.

Si bien la lógica parecía hermética, en realidad, no todos los alimentos llegan a la leche materna. Hay algunos alimentos comunes que pueden afectar la reacción de un bebé a la leche materna, pero la lista probablemente no sea tan extensa como podría haber pensado.

Productos relacionados con la leche de vaca: los productos lácteos pueden ser un tipo de alimento que afecta la leche materna (6) . Algunos bebés tienen alergias a la leche, mientras que otros son intolerantes a la leche. Si este es el caso de su hijo, es probable que vea otros signos además del gas, como vómitos o diarrea.
Alimentos que causan alergias en su familia: las alergias pueden ser genéticas. Si alguien en su familia es alérgico a los mariscos, por ejemplo, es posible que desee controlar a su bebé de cerca después de comerlo y amamantarlo.
Maní: la proteína de maní se puede transferir a través de la leche materna. La mayoría de los médicos recomiendan que no le dé nueces a su hijo hasta que tenga al menos 2 o 3 años. Ahora, algunos médicos dicen que las madres que amamantan también deben evitarlo (7) .
Algunas verduras: ciertas verduras, como la coliflor o el repollo, pueden causar gases en ambas madres, aunque no se transferirán al bebé a través de la leche materna. Sin embargo, una vez que su bebé come sólidos, estas verduras también pueden producir gases en el bebé.

2. Biberones De Alimentación

Los bebés alimentados con biberón son vulnerables al mismo tipo de problemas de gases que los bebés amamantados, solo de una fuente diferente. Si bien la mayoría de las personas no piensan en ello, los bebés alimentados con biberón también pueden prenderse incorrectamente a los pezones del biberón o reaccionar mal a ciertos tipos de fórmulas.

Si cree que el biberón de su bebé podría ser parte del problema, aquí hay algunas cosas que debe verificar:

Posición de alimentación: trate de no dejar que su bebé se acueste en posición horizontal mientras lo alimenta. Mantenga el cuerpo en ángulo mientras se alimentan , con la cabeza sobre el estómago, y deje que la gravedad ayude al proceso de digestión.
Ángulo del biberón: cuando su bebé se alimente, asegúrese de sostener el biberón en diagonal. El pezón debe estar lleno de leche y todo el aire debe estar en el extremo superior del biberón.
Velocidad de alimentación: si su bebé está bebiendo demasiado rápido y está tragando la leche, puede causar gases. La alimentación con biberón debe tomar tanto tiempo como la lactancia materna, entre 20 minutos y una hora. Reemplace el pezón con uno que tenga un agujero de menor tamaño .
Fórmula: hay disponibles marcas de fórmulas para barrigas sensibles. Si su bebé parece estar reaccionando mal a la leche, vale la pena intentar cambiar de marca.

3. Bebés Con Sólidos

Destetar a tu bebé es un momento emocionante. Después de meses de leche, estaba tan emocionado de compartir la alegría de las frutas, sopas y verduras con mi pequeño. Y, dado que mi esposo es un gran cocinero, no podía esperar para hacer su plato de pasta favorito.

Sin embargo, lo que es fácil de olvidar es que los cuerpos de los bebés no están acostumbrados a todo esto. Cada cucharada de algo nuevo representa un desafío diferente para sus cuerpos. A muchos bebés les va bien, pero otros pueden ser sensibles.

Cuando comienza con sólidos, limitar a su bebé a un ingrediente a la vez se considera la mejor práctica. Esto lo ayudará a identificar cualquier problema alimenticio en caso de una reacción gaseosa.

Las frutas y las legumbres son los principales culpables cuando se trata de gas. Sin embargo, no desea cortarlos por completo. Comience con porciones pequeñas, o cambie a otra cosa e intente nuevamente en unas pocas semanas si su bebé parece tener gases después de una comida en particular. El sistema de su bebé eventualmente madurará y no querrá fomentar hábitos alimenticios exigentes más adelante.

¿Qué Puedo Hacer Para Aliviar El Gas?

Si es obvio que su bebé tiene gases y muestra signos de incomodidad, hay algunas cosas que puede hacer para ayudar. Algunos se pueden hacer en casa, mientras que otros pueden requerir un viaje rápido a su farmacia local.

Masaje De Vientre
A veces, un masaje suave en el vientre puede ser suficiente para ayudar a su bebé a liberar el gas de su estómago.

El aceite de coco, u otro tipo de aceite apto para bebés, podría hacer que el masaje sea más agradable para su pequeño. Tome una gota de aceite entre sus palmas y frote suavemente el estómago de su bebé con un movimiento circular en sentido horario.

Otros padres masajean el estómago de su bebé mientras se bañan en agua tibia. El calor del agua puede disminuir las molestias y ayudar a distraer al bebé de cualquier dolor que pueda estar causando el gas.

Finalmente, puede caminar y masajear a su bebé con un dispositivo especial de transporte. Acueste a su bebé boca abajo sobre su antebrazo y separe las piernas a cada lado de su brazo. Use su otro brazo para mantenerlos en su lugar y frote suavemente su espalda.

Mientras caminas, mueve ligeramente tu brazo hacia arriba y hacia abajo para presionar contra su vientre. El movimiento funcionará junto con la presión de su brazo para que su bebé se sienta mejor y, con suerte, rompa algunas de esas burbujas de gas dolorosas.

Tiempo Boca Abajo
El tiempo boca abajo es importante para los bebés. Ayuda a fortalecer sus espaldas y cuellos. También los prepara para gatear y otras etapas de movimiento.

Un beneficio menos conocido del tiempo boca abajo es su capacidad para ayudar con el gas. El tiempo de barriga es esencialmente un masaje de abdomen autoinducido.

El movimiento mientras se coloca en su frente puede ayudar a liberar el gas atrapado y acelerar el proceso de digestión. Al igual que con los adultos, el ejercicio es una excelente ayuda para la digestión, y el tiempo boca abajo es como un mini entrenamiento para bebés que aún no pueden caminar.

Muchos bebés no disfrutan el tiempo boca abajo . Mi bebé lo odiaba. Para ayudar a alentarlo, me uní a una clase local de madres y todos pasamos tiempo juntos boca abajo. Conocí nuevos amigos y mi bebé pudo ver modelos a seguir de la hora de la barriga.

Baby Pilates
A veces, el tiempo boca abajo puede no ser suficiente para que sus cuerpos funcionen. En este caso, algunos movimientos de bebé al estilo de pilates podrían hacer el truco.

Una cosa que siempre ayudó a mi pequeño fue el movimiento de la bicicleta. Acueste a su bebé boca arriba en el piso. Tome sus piernas y empuje suavemente hacia adelante y hacia atrás, como si estuvieran pedaleando una bicicleta.

Hay un truco que puedes probar si se resisten. Hazlo a tiempo para escuchar música divertida. Esto puede ayudar a distraerlos de lo que está sucediendo, ¡y también puede enseñarles algo de ritmo!

Otro movimiento útil es sostener suavemente ambas piernas y empujar lentamente las rodillas hacia la barriga. Esto golpea el gas justo donde duele, en sus barrigas. ¡Incluso podría notar que se libera gas al mover las piernas del bebé!

También puede probar este enfoque a la inversa. Nuevamente, acueste a su bebé boca arriba y sostenga los brazos por el codo. Suavemente ayúdelos a hacer algunas sentadillas, para tratar de romper el gas.

Dar Un Paseo (O Conducir)
Para los bebés con gas, una caminata en su parque local puede ayudar a reducir la incomodidad del gas y hacer que sus intestinos se muevan. Cuando los bebés se sientan en las carriolas, perciben la vibración de las ruedas en la acera. Esta sacudida sutil puede ayudarlos a expulsar cualquier gas que pueda quedar atrapado en su barriga.

Si tienes la suerte de tener una buena ruta para caminar cerca de tu casa, puede ser divertido dar un paso rápido afuera. Si no, puedes subirte al auto y dirigirte a uno. La mera vibración del automóvil podría ser suficiente para inducir flatulencia y calmar al bebé para que duerma.

Este también puede ayudarte, como madre. Cuidar a un niño que sufre de exceso de gases puede ser difícil, y el estrés de escuchar a su hijo llorar puede ser abrumador. Caminar o conducir puede calmar tanto al cuidador como al bebé, lo que les da a todos un momento para relajarse.

Eructos
Si bien los eructos son preventivos, también pueden ser una táctica de respuesta. Especialmente si sospecha que el gas puede deberse al llanto o al exceso de aire.

Hay algunas posiciones efectivas para eructar:

La primera opción es colocar a su bebé en posición vertical contra su pecho. Asegúrese de que su boca esté hacia afuera y que puedan respirar libremente.

Suavemente dales palmaditas en la espalda para tratar de provocar un eructo. También encuentro que frotar suavemente la espalda en un movimiento circular funciona para mi pequeño, por lo que a menudo combino los dos para que salgan los eructos.

Si a su hijo no le gusta esa posición, también puede intentar ponerlos en su regazo. Colóquelos boca abajo sobre sus muslos, nuevamente asegurándose de que puedan respirar libremente. Suavemente acaricie o frote su espalda.

Otra técnica de eructos requiere que su bebé esté sentado en su regazo. Sostenga la barbilla para sostener el cuello e inclínelos ligeramente hacia adelante. Frotar o acariciar su espalda.

Los eructos deben hacerse tanto entre como después de las comidas. Si amamanta, tómate un tiempo para hacer que tu bebé eructe entre los senos. Si le da biberón, tome un descanso a la mitad del biberón para hacer eructar a su bebé. Esto puede ayudar a evitar que se forme gas en primer lugar.

Remedios De Venta Libre
Hay algunos productos disponibles que pueden aliviar la incomodidad de los gases, y muchos padres juran por ellos. Sin embargo, existen informes mixtos sobre la eficacia dentro de la investigación limitada (8) .

Agua de agarre: esta es una opción que puede ayudar a calmar el estómago de su bebé. Dependiendo de la marca, es una mezcla de agua y varias hierbas. La mayoría de las fórmulas contienen bicarbonato de sodio, que ayuda a descomponer los gases y también alivia los problemas estomacales.
Gotas de gas: generalmente contienen simeticona, un compuesto que rompe las burbujas de gas en la barriga (9) . Esta acción hace que las burbujas sean más fáciles de liberar para su bebé, lo que también debería reducir las molestias.
Probióticos para bebés: pueden tomarlos las madres que amamantan o administrarse directamente a los niños. Recientemente se descubrió que estas bacterias “buenas” tienen síntomas reducidos de cólico en un estudio de casi 600 niños (10) .
La investigación descubrió que los niños habían reducido el tiempo de llanto y habían defecado más a menudo, todo un gran signo de que el sistema digestivo está funcionando.

Es una buena idea analizar cualquiera de estas opciones con su pediatra antes de dárselas a su bebé. Si bien todos son productos de venta libre, la idoneidad puede depender de la edad. También existe la posibilidad de interacciones con otros medicamentos.

¿Podría Ser Algo Más Serio?

En la mayoría de los casos, el gas es solo una señal de que el sistema digestivo de su bebé está funcionando y madurando. Sin embargo, existe una ligera posibilidad de que las molestias graves causadas por el gas puedan indicar un problema mayor.

1. Estreñimiento

Todos los padres saben que los bebés son máquinas de caca . Los recién nacidos pueden defecar de seis a ocho veces por día o más. Si bien los bebés defecan gradualmente cada vez menos, aún deben ser muy regulares.

Si su bebé tiene gases y parece muy incómodo, es posible que desee recordar cuándo fue la última vez que le llenaron el pañal y su consistencia: se cree que un bebé está estreñido cuando no ha defecado durante más de tres días o está pasar heces duras (11) .

El estreñimiento ocurre, pero si continúa y no se trata, puede causar problemas. Si sospecha que su bebé tiene estreñimiento, llame a su pediatra. Para los bebés mayores o niños pequeños, el médico puede sugerir alimentos ricos en fibra, como las ciruelas pasas o más líquidos para asegurarse de que estén hidratados.

2. Reflujo

Si su bebé parece quisquilloso y gaseoso, y también está escupiendo a menudo y generalmente parece incómodo todo el tiempo, podría ser ERGE. La mayoría de los bebés crecen fuera de la ERGE a la edad de un año a medida que su sistema digestivo madura. Mientras tanto, el médico de su bebé puede recetarle medicamentos para que esté más cómodo.

3. Cólico

A pesar de ser infame en la comunidad parental, los expertos médicos aún no saben mucho sobre el cólico . No hay forma de evaluar la condición, excepto que su hijo generalmente será muy quisquilloso durante largos períodos.

Por lo general, los médicos diagnosticarán a un niño con cólico si llora durante tres horas o más al día, al menos tres días de la semana, durante un mínimo de tres semanas.

Aunque los médicos no están 100 por ciento seguros de qué causa el cólico, el gas puede ser parte del problema. El paso de gas es un síntoma, y ​​algunos creen que también puede ser la fuente de la molestia asociada con el cólico (12) .

Existen algunos métodos que puede usar para calmar a su bebé. La mayoría de los bebés reaccionan bien a los frotamientos estomacales y al ser transportados o mecidos. Si llama a su médico, también podrían aconsejarle algunos remedios de venta libre.

4. Intolerancia A La Lactosa

Los niños que son intolerantes a la lactosa no tienen suficiente enzima lactasa para descomponer la lactosa, un azúcar en la leche y los productos lácteos (13) .

Cuando comienza a destetar a su bebé, su sistema digestivo tiene que adaptarse de una dieta de “solo leche” a nuevos alimentos. Esto hace que el cuerpo disminuya la producción de lactasa, por lo que el bebé no puede procesar tanta lactosa (14) .

Si su hijo es intolerante a la lactosa, notará signos poco después de que consuma productos que contengan este azúcar. Habrá gas. Sin embargo, también habrá calambres, hinchazón y posiblemente diarrea.

Los síntomas también pueden desarrollarse más adelante en la infancia. Si a su hijo siempre le ha ido bien con los productos de lactosa, de repente parece tener problemas, es posible que haya desarrollado una intolerancia.

5. Enfermedad Celíaca

La enfermedad celíaca es un trastorno autoinmune que hace que su cuerpo se ataque a sí mismo cuando come alimentos que contienen gluten (15) . Suele ser genético, por lo que si lo tiene en su familia, es posible que desee controlar a su hijo para detectar síntomas.

Después de comer gluten, su hijo puede ponerse irritable y tener gases, hinchazón severa, vómitos o diarrea. A largo plazo, puede causar problemas graves, como desnutrición o problemas de crecimiento.

Si sospecha que el gluten está causando problemas a su hijo, debe analizar sus inquietudes con su pediatra. Aunque actualmente no existe una cura conocida para esta afección, cambiar a una dieta sin gluten puede ayudar a aliviar estos síntomas en su hijo.

Desahogate

Su bebé inevitablemente tendrá gases. A veces, la incomodidad puede ser solo momentánea y pasar sola. Sin embargo, también podría prolongarse, lo que puede necesitar su intervención.
Como madre, sin duda serás consciente de lo molesto que puede ser consolar a un bebé con gases. Pero comprender cómo y por qué sucede podría ayudarlo a enfrentarlo rápidamente.

La prevención es clave. Asegúrese de que su bebé se esté alimentando adecuadamente. A medida que comienzan a tomar alimentos sólidos, esté atento a los alimentos que causan una reacción. Tomar algunos pasos simples no solo es la clave para un bebé más feliz, sino que también puede reducir su estrés.

Si su bebé desarrolla gases, existen métodos naturales y medicinales para tratarlo. Finalmente, vigile la situación. La mayoría de las veces, no hay razón para entrar en pánico.

¿Tienes un bebé particularmente gaseoso? ¿Qué funciona con su hijo y qué no? Nos encantaría escuchar su experiencia a continuación, y comparta estos consejos para ayudar a otras mamás.